Taekwondo en la escuela

Introducción.

El objetivo del presente artículo es poder realizar un breve análisis y reflexión de cómo podría ampliarse la inclusión del Taekwondo como contenido escolar y algunas variables que interceden para que se acepte o no en la educación formal. Si bien es muy compleja su inclusión en algunos ámbitos, existen antecedentes de Profesores de Taekwondo que sí pudieron concretarlo. Los invitamos a compartir algunos conceptos que nos pueden ayudar a reflexionar sobre esta realidad en algunos sitios y utopías todavía, en otros.

Desarrollo

En los últimos tiempos hemos podido observar en distintos sitios webs y dialogando con algunos dirigentes y profesores de Taekwondo de diferentes países de America Latina el ingreso de este arte marcial y deporte olímpico al ámbito escolar ya sea, en instituciones de gestión estatal como privada. Hasta no hace mucho, el Taekwondo era exclusivo del ámbito no formal como clubes deportivos, academias y en algunas escuelas de gestión privada, donde permitían la enseñanza del Taekwondo, exclusivamente, como actividad extracurricular o extraprogramática, es decir, por fuera de los programas oficiales de enseñanza.

Pero antes, es interesante que conceptualicemos, qué es ese lugar donde tanto anhelamos el ingreso puro del Taekwondo llamado escuela. El término escuela deriva del latín schola y se refería al establecimiento donde se daba cualquier género de instrucción. ¿Qué se entiende hoy en día por escuela? Es una institución educativa que forma identidad y valores entre las jóvenes generaciones. Forma, educa a los ciudadanos desde la más temprana edad. En algunos sistemas educativos y según la Ley de Educación de cada país puede comenzar desde los 45 días de vida en lo que sería el Jardín Maternal o desde el Jardín de Infantes a los 5 años en otros países.

La obligatoriedad de la educación formal varía por país y puede ser únicamente hasta la culminación de la escuela primaria y en otros llegar hasta la secundaria.

Educar a través del movimiento

Surge como asignatura escolar en la educación formal la Educación Física cumpliendo un rol y un derecho del hombre, que es asegurarle una educación a través del movimiento entendiendo a ésta como una formación integral del cuerpo y de la mente. Formar un sujeto sano para la vida y para el desenvolvimiento dentro de una sociedad. En este caso, el Taekwondo, como disciplina y deporte olímpico, ingresaría como contenido, y debería disputarle a otros deportes, disciplinas y expresiones artístico-corporales un espacio de formación. Cuando compite con otros deportes, nos estamos refiriendo al Fútbol, Basquetbol, Voleybol, Handbol, como los más populares y en los individuales al Atletismo, la Gimnasia y en algunos casos, la Natación.

En otras actividades, la Expresión Corporal, la Conciencia Corporal o las danzas típicas folklóricas regionales, que son manifestaciones de movimiento consentido y que ya han hecho su ingreso a la escuela, restan espacios al ingreso de otras actividades, como lo puede ser el Taekwondo.

En un rápido análisis, a priori, podríamos enunciar algunos factores que inciden en el poco espacio que se le destina al Taekwondo o que se le podría destinar como contenido en la escuela formal:

1) Difusión de la actividad

Es muy complejo que una sociedad conozca las características, los beneficios y los pormenores de todos los deportes y/o artes marciales. Los Profesores y las autoridades escolares seleccionan los “contenidos a enseñar” según la cultura del lugar y de manera deliberada, aquellos que consideran enriquecedores para la formación del alumno en ese momento. Entonces, las campañas de difusión en Congresos, Foros, Cursos, Seminarios, pueden ser una buena estrategia para que se conozca más el Taekwondo y haya más probabilidad de ser elegidos. Desear que el Taekwondo sea tenido en cuenta como contenido también implica derribar algunos mitos culturales que existen en muchos países con respecto al cómo y al qué se practica. Para ello habría que tener preparado un buen marco teórico de los beneficios de la práctica del Taekwondo y sus múltiples temáticas.

2) Formación en Taekwondo

No todos los profesores de Educación Física saben qué es el Taekwondo y cómo se enseña, y no todos los Instructores de Taekwondo tienen una sólida formación en pedagogía y didáctica específica para enseñar. Todos sabemos que portar el cinto negro no nos asegura ser docente de la actividad, a menos que la Asociación, Federación o el Estado mismo, provea de cursos especialmente destinados a formar Entrenadores o Técnicos en Taekwondo. En muchos sitios se parte de una antigua tradición del hombre: “si yo tengo un conocimiento que el otro no lo tiene, pues bien, ya se puede dar una relación enseñante – aprendiz”. Y ahí arranca todo. Sin embargo, algunos consideramos que, en las épocas en la que vivimos, ya no basta con solo ser un excelente demostrador de técnicas de pateo o golpes de puño, sino un entrenador-educador, con todo lo que ello significa. Para ello, hay que prepararse y participar de cursos de capacitación y actualización permanente.

.3) Responsabilidad Civil dentro de la Institución Escolar

La Escuela, como Institución escolar formal, está regida por reglamentos escolares. Frente a cualquier problemática que exceda la determinación a través de esos reglamentos “internos” surge la ley “externa”, es decir, la civil y la penal que le concierne a cualquier sujeto ajustado a derecho en una sociedad. Algunos directivos temen que (y volvemos a los mitos culturales) una actividad como el Taekwondo, enrolada como arte marcial y deporte olímpico, pueda traer consigo algún riesgo mayor, que supere la media de otros deportes o manifestaciones artístico corporales para los niños o jóvenes y por ende, futuras demandas por parte de los padres. En esos casos, y dependiendo de la legislación local, el descargo podría caer, en primer lugar, sobre la máxima autoridad de una escuela, en este caso, el Director del establecimiento. Podría ser también el dueño del establecimiento (el Estado si es estatal o el propietario si es privado) y luego, el Instructor idóneo habilitado para la enseñanza. Por lo tanto, algunos no se quieren arriesgar y el Taekwondo es dejado de lado. Está en nuestra convincente forma de presentar el Taekwondo frente a la sociedad para derribar los prejuicios.

4) La fundamentación

¿Por qué se debería enseñar Taekwondo en una escuela formal? Quienes practicamos esta actividad podríamos confeccionar un listado extenso sobre los aspectos positivos ya sea desde lo físico, cognitivo como social. Sin embargo, para la gran parte de la sociedad que no conoce el Taekwondo y con mayor razón, los especialistas en Educación Física, ese espacio se debe ganar con fundamentación que respalde, no solo desde la práctica sino también acompañado de un bagaje teórico. En las épocas en las que transitamos, afirmar en algunos ámbitos que “esto está bien porque siempre se hizo así”, implicaría echarle un cerrojo a cualquier propuesta seria, enmarcada en un ámbito académico formal, ya que no todo forma parte de saberes experienciales de los entrenadores. O acaso, el Taekwondo ¿no es una actividad con sustento científico?

5) El Taekwondo y los dirigentes deportivos

Todos aquellos que practicamos Taekwondo sabemos que es una actividad que forma, educa. Siempre y cuando sea a través de una enseñanza ética y moralmente bien llevada y planificada. La falta de confianza en algunos ámbitos o desconocimiento en otros, pueden ser resueltos con estrategias de intervención derivadas de la gestión.

Aquí aparece la figura relevante del Dirigente Deportivo, quien es quien tiene la “llave”, generar los contactos para poder hacer realidad un gran número de objetivos planteados a principio de cada año en las organizaciones que enseñan Taekwondo.

A veces es difícil ingresar un contenido que además tiene como condimento especial que es originario de otra cultura o, también podría ser que nos encontremos con otras personas con formas de pensar inflexibles o cerradas a nuevas propuestas curriculares. Es difícil que todo pueda darse de un día para el otro. En algunos casos podría darse una construcción social y un lento acercamiento, pero a paso firme, del Taekwondo al ámbito formal de la educación.

Es importante que el Dirigente Deportivo pueda interiorizarse sobre la temática o con la mayor humildad posible, reunirse con especialistas de la materia para conocer cómo debería llevarse acabo el proyecto. Es importante resaltar que, un dirigente deportivo, no sabe absolutamente todo y por eso precisa de asesores para consultarles y luego así, tomar decisiones de fondo.

Algunos proyectos y programas que se encuentran difundidos en la web:

Argentina: Proyecto “Taekwondo para crecer”. Dirigida por el Prof. Gabriel Krause.

Brasil: Proyecto ”Taekwondo en las escuelas”. Un proyecto de deporte social.

Guatemala: Programas pilotos en Centros Educativos “Desafios Olimpicos”. Federación Nacional de Guatemala.

Estamos seguros que debe haber más proyectos. Si Ud. los conoce o dirige, este canal de comunicación se encuentra abierto para difundir esas experiencias y compartirlas con el público que visita esta página. De esa forma, quienes hayan tenido el interés, pero nunca pudieron concretar por temor a no ser recibidos por las autoridades locales o los mismos dirigentes, esta es una buena oportunidad para comenzar a escribir el tan deseado proyecto de “Taekwondo en la escuela”.

Autor:

Lic. Prof. Fernando Akilian
Maestro de Taekwondo 4º Dan Kukkiwon
Profesor de Educación Física
Licenciado en Actividad Física y Deporte
Licenciado en Ciencias de la Educación
Autor del libro “Taekwondo Olímpico. Enseñar el arte de jugar el deporte”

source: http://mastaekwondo.com/2011/09/taekwondo-en-la-escuela-¿de-la-utopia-a-la-realidad/

Be Sociable, Share!
GeneralPermalink

Comments are closed.